Crónica del día anterior y primer día

¿Qué sucede cuando un día antes te das cuenta de la magnitud de tu aventura? Quizás un poco por las fechas, quizás un poco por los detalles que implica realizar esto, cuando contemplas todo lo que será necesario además de rodar y dices “¿En qué rayos me estoy metiendo?”. El tan solo hecho de empacar y darte cuenta que no es como esperabas, hacer de nuevo y volverlo a hacer, para que después en ruta te des cuenta que hay que cambiar, esos detalles que solo se ven cuando suceden te ponen a pensar, y el cual es solo el primero de varios. El día anterior pensé muchas cosas, el shock que es darse cuenta que sales de tu zona de confort, te hace ver que la si no tienes voluntad de realizar tu sueño, este puede ser demasiado frágil. Es difícil explicar esto.

Después de dormir poco entre la emoción y los mosquitos, termine por levantarme muy temprano, así que aproveche el tiempo para afinar detalles y recibir a algunos amigos en casa antes de partir. No pude evitar derramar lágrimas al recibir tantas muestras de afecto y sus buenas vibras, una combinación de alegría y un poco de dolor porque mi familia y amigos físicamente estarán lejos, pero sé que en el camino me estarán acompañando.

Sinceramente salir de casa fue de lo más difícil para mí, ya que lo que significaba para mí era dejar todo lo que conozco e ir hacía lo desconocido. Pero una vez dándole gas sabes que no hay marcha atrás y solo queda seguir hacia delante.
Ya una vez fuera de casa me dirigí hacía el punto de salida para Orizaba, acompañado de un amigo reciente y mecánico que puso a punto a Yume para llegar a Panamá, llegue a la gas de Peñón Viejo, en la cual otro buen amigo ya me estaba esperando, espere un rato en lo que llegaban algunos más y después de platicar un rato y seguir recibiendo muestras de buenas vibras, sin olvidar la sesión fotográfica, emprendí mi viaje hacia Orizaba, escoltados por 2 de ellos hasta la caseta de Puebla.

Iniciando mi viaje
Iniciando mi viaje
No voy solo
No voy solo

Bien el camino de la Ciudad de México sin contratiempo alguno. Poco antes de llegar a la caseta que sale de Puebla a Orizaba, sucedió algo que no esperaba, un motociclista me acompaño un lapso del camino. Al llegar a formarnos a la caseta me pregunto qué hacía donde me dirigía, y le comente que a Argentina, y que mi primer escala sería Orizaba, a lo cual me comento que el se dirigía Oaxaca, invitándome el peaje y acompañándome un tramo, me dejo un gran sensación. Esa muestra de apoyo hacía un alguien que no conoces, pero que por alguna razón lo ayudas, me lleno de alegría y esperanza de que este viaje estará lleno de buenos momentos.

Antes de llegar Orizaba y ver las nubes a algunos metros de mi cabeza me imaginaba lo que me esperaba, algunos kilómetros de neblina y curvas, que gracias a Xilitla no se me complico. Una vez dejando la neblina atrás y llegando más cerca hacía mi destino, pedí algunas indicaciones. Para llegar en donde sería el cumpleaños de mi compañero de viaje el cual pueden seguir en este enlace.

Pico deorizaba

En el lugar de la fiesta, después de andar un poco perdido, fui bien recibido. Fue un momento muy agradable, conviviendo y platicando con otros motociclistas, entre ellos 2 integrantes del Club Pulsar MX. No falto otra sesión fotográfica, platicar de rodadas, buenos deseos, conocer otros futuros viajeros, etc.

Una vez terminado todo y dirigirnos a casa del festejado para dormir, me fui tranquilo el primer día no fue lo que esperaba, fue mucho mejor y deseando que esto solo un conjunto de muchos momentos de más por venir. Y pensar que no estoy solo que voy acompañado de muchos.

Buenas vibras de amigos
Buenas vibras de amigos

Galería

About shinigami 26 Articles
Motociclista, Ing, en Sistemas con un sueño, Ajedrecista amaterur, Ex jugador de magic, Metalero

Leave a Reply