Frontera y buena actitud

Primero que nada una disculpa a todos los que quieren que escriba las historias en el blog, pero estando en ruta, a veces es difícil dedicarle el tiempo necesario, por varia razones. Las cuales no les diré, esperando a que se aventuren a realizar algo así.
Hoy escribo esto desde Nicaragua, pero si me hubieran dicho lo que viviría quizás tal vez hubiera evitado algunas cosas, pero de haberlo hecho no hubiera vivido estas experiencias.
Todo empezó desde que llegue a Choluteca, la cual solo sería una escala rápida, se convirtió en una pequeña estadía y una visita Tegucigalpa. Ya no me esperaba que conocería personas tan agradables e interesantes, así que tome la decisión de prolongar mi estadía y checar unas cosas de la moto, lo cual causaría algunas cosas bastante interesantes.
Una vez decidido que era hora de avanzar y aprovechando que mi destino Estelí no estaba tan lejos decidí que rodar al medio día no era tan mal opción. Una vez amarrado a medias el equipaje, ya que algunos cinchos se extraviaron en el camino y después de sacar copias, avance hacía Danli, que era mi primer punto de referencia, pero en el camino hacía allá no contaba con un imprevisto.
En el camino vi a otro motociclista el cual estaba tratando de encender su máquina con resultados infructuosos. Al detenerme me comento que ya no tenía combustible, ya que mi maquina no es tan fácil acceder al combustible, paramos a otro motociclista, el cual nos paso medio litro para que pudiera llegar a la estación de combustible, pero no contábamos con que también tenía una llanta ponchada. Después echarle un poco de aire nos movimos, a una zona más poblada para poder reparar su llanta, ya que su moto seguía sin arrancar toco moverla a pie. Una vez conseguido reparar la llanta y cuerda para atar la moto, nos movimos hacía las gas. Poco antes de llegar a las gas él tenía que dejar unas cosas, lo espere y emprendimos nuestro caminos. Después de cargar gasolina, me invito una gaseosa y unas frituras, me dio las gracias y cada uno siguió su camino.
En lo anterior se llevo bastante tiempo el cual no tenía contemplado, pero algo que me ha enseñado este viaje es que todo depende de la actitud que uno lleve, así que dije que por algo pasan las cosas, decidí que llegaría a la frontera y cruzar ese mismo día, aunque no contaba que me decisión de conocer más Honduras, me traería problemas. Una vez en migración me dijeron que tenía problemas, al solo haber dicho que estaría de transito me dieron tres días y yo me había pasado de estos, por lo cual tenía que pagar una multa de 150usd, los cuales no tenía, así que le pregunte que otras alternativas había y me dijo que tenía que esperar a su supervisor. Como de verdad me preocupo fui a comprar tiempo aire para poder estar comunicado, ahí en las gas de las Texaco y les comente mi situación así que les pregunte si podía acampar en caso de que se complicaran las cosas, a lo cual me dijeron que si, que hace poco unos argentinos lo habían hecho. Regrese a la frontera y la oscuridad se estaba haciendo presente y al estar de lado de Honduras, me preocupada un poco mi seguridad y lo que me habían dicho de Honduras, para pasar el tiempo me puse a platicar con la gente, conocí a un chico el cual pesar de su situación estaba lleno de optimismo y de actitud positiva, quizás eso me contagio y me dio nuevos ánimos. Me acerque a la ventanilla, y comencé a platicar con la agente de migración, al ver mi situación me apoyo bastante solo dejándome un cantidad bastante mínima a la que tenía que pagar. Después de eso hice los trámites aduaneros y a cruzar a Nicaragua.
Pensaba que ya estaba muy cerca de mi destino, pero todo distaba de lo contrario llegando a Nicaragua, aduana fue muy rápido, pero migración es otra cosas, es una situación cansada ya que no es tan simple como poner un sellito, te hacen una entrevista, tanto en migración como con la policía, preguntas de rutina, todo en esta frontera puedes perder hasta 3 horas, pero como dije siempre llevando una buen actitud y paciencia esto no se hace tan malo.
A veces en la vida viviremos situaciones fuera de nuestro control, pero de nosotros depende la actitud que tomemos y que una mala situación se convierta en una buena vivencia que contar.

About shinigami 26 Articles
Motociclista, Ing, en Sistemas con un sueño, Ajedrecista amaterur, Ex jugador de magic, Metalero

Leave a Reply