Más de una semana de viaje día 5

No siempre las cosas salen como planeamos y como comente anteriormente el camino al éxito no es una línea recta directa, da muchas vueltas, hay subidas, bajadas y a veces parece más largo de lo que quisiéramos.

Después de todas las cosas bonitas que viví en los primeros día y de recuperarme de la noche anterior, me puse a trabajar y sacar un poco de los trabajos que tenía pendiente, al final no avance mucho, así que nos pusimos a desayunar y seguir la convivencia. Una vez terminando desayunar aprovechamos a tomarnos el día libre, Rodrigo decidió ir al centro y yo me encontraría con Ernesto mejor conocido como Lagarto, motociclista de Cd. del Carmen, el cual también tiene una Pulsar, y que me llevaría a la agencia de Bajaj de ahí para ver si le podían subir las suspensión.

Nos quedamos de ver en una conocida plaza del lugar, ahí le comente de mi viaje, de cómo había iniciado, y él porque quería ir a la agencia, de los pormenores de los primeros días. Una vez terminado las formalidades Ernesto, noto que mi llanta estaba deformada, lo cual en ese momento no era mucho pero más adelante sería muy molesto, así que tenía que conseguir una de repuesto lo más pronto posible. Este acontecimiento me puso a pensar muchas cosas: en el camino habrá imprevistos, necesito parar para generar un poco, tan bonito que iba todo y pasa esto, etc.

Llegados a la agencia de Bajaj, Ernesto se movilizo para ver si podía conseguir una llanta de emergencia, a lo cual pensé “estúpida ley de Murphy”, ya que antes del viaje regale una llanta que le había cambiado a la moto y la cual sería perfecta para el momento. Avanzo la noche y en teoría se conseguiría una llanta a buen precio, pero en lo que me confirmaban, estuve dando vueltas a la situación y decidí que no podía ir directo a Chetumal, tenía que hacer un desvío a Mérida y poder generar un poco. No fue un decisión fácil ya que la idea era cruzar juntos la frontera, pero a veces el camino te dicta hacía donde ir y pues decidí que era lo mejor para mi proyecto. Pasamos nuestra última noche en casa de Irene, en compañía de otros couchsurfers, al igual que la noche anterior todos platicábamos como si fuéramos amigos de años, hubo también rosca de reyes (que por cierto debo unos tamales), les platicamos de nuestros proyectos, y les dijimos que nuestros caminos se separaban un momento, pero que de nuevo nos volveríamos a encontrar.

Bajaj de Cd de Carmen

Debido a que estábamos algo cansado esta vez nos retiramos a dormir temprano, le pase los contactos que tenía a Rodrigo y prometimos que seguiríamos adelante. Ya estábamos en el punto de no retorno, así que a darle.

PD de este día casi no tengo fotos porque no tenía batería del cel y la de la camara se me acabo por andar grabando videos que no quedaron

About shinigami 26 Articles
Motociclista, Ing, en Sistemas con un sueño, Ajedrecista amaterur, Ex jugador de magic, Metalero

2 Comments Posted

Leave a Reply